Whaleshares Logo

Crear

caminantePosted for Everyone to comment on, 10 months ago8 min read

“La Energía Divina, el universo y la naturaleza conspiran para crear la magia de la conexión”

Durante el breve viaje fue poco lo que conversaron, Sophie recibió tres llamadas, en una se comprometió a estar a las 7 pm en algún lugar. Llegaron a un pequeño, pero hermoso restaurante italiano del pueblo más cercano. Luego de parquear la camioneta él propuso: observó que tenemos los minutos contados, ¿le parece bien dejar los teléfonos en modo avión y en el auto?
No se me hubiera ocurrido -acepto- disculpa, estuve distraída contestando llamadas.
Le agradezco la comprensión, recuerdo a mi mentor cuando decía: “Ven caminemos a pie limpio sobre la arena, dialoguemos, si corremos no nos escucharemos; pero a la vez observemos el ámbito natural para percibir con todos los se ntidos la variedad de emociones que entrega la naturaleza” Emociones, ¿cuáles? -yo decía- “Observa si tienes arena fría o cálida bajo tus pies, tu cuerpo lo siente. Si brisa o no hay viento, tu piel lo sentirá; si aquella ola besa la playa, la arena se refrescará y nuestros pies agradecerán a su Creador”

Sophie querida, en nuestro segundo encuentro vivamos estos minutos con la misma disposición.
De acuerdo, -ella asintió-

Él descendió rápido para abrir la puerta de la doctora y ofreció su mano de apoyo; ella estuvo dichosa de los rasgos caballerosos poco comunes en estos tiempos. Sophie no se soltó de la mano, así ingresaron, el joven camarero dio por sentado que eran pareja y decoró el café para que fuese recordada la velada.
Por favor joven -dijo Sophie- toma una foto y nos la envía al correo. ¡Con gusto señora! Luego de la captura para el recuerdo, Fernán se disculpó un minuto para ir al servicio W.C.
En los breves minutos de soledad al placentero sonar de un violín, Sophie recordó cuando llego aquella tarde a la playa escapando de otro solitario fin de semana; sus familiares inmediatos y amigos cercanos estaban con sus familias. Pasados unos minutos su atención se centró en un joven que agachaba bien bajo el celular y hacía capturas. Iba de la orilla a las dunas que formaban las olas grandes que bañaban la arena. El fotógrafo se levantó y con la mano saludo; Sophie sin pensarlo se acercó y extendió su mano para saludar, el caminante con una breve sonrisa susurró: ¡me agrada su presencia, observé que me ha dedicado su atención, gracias!

Soy Fernán, un servidor -dijo- y está vez él ofreció su desnuda mano, ella retiró su guante, pues aún pegaba frío, al sentir la fría piel del fotógrafo, sintió un leve temblor poco usual; pensó: ¿Qué te pasa Sophie?
Rápido salió del trance -Soy Sophie- ¿qué haces con el celular?
Hago capturas para mis historias, es importante tener mi propio banco de fotografía.
¡Ah, eres fotógrafo profesional o escritor!
Sí señora, escritor.
Por favor dime Sophie.
Está bien.

Y, así prosiguió un breve dialogo. Él mostró algunas de las recientes fotografías y Sophie quedo algo sorprendida, no había vista esa técnica creativa. El casi fotógrafo se distraía a cada instante con otra captura. Mientras ella observaba y meditaba… Algo raro te está pasando Sophie, pues no quieres despedirte y caminar sola como fue tu intención inicial. De repente sonó el celular; disculpe -dijo- Al momento expresó: debo irme amigo, un paciente tiene una urgencia. ¿Puede escribir un correo y me comparte alguna fotografía?
Oh, me agradará -expresó el escritor- dime su número y correo; de inmediato alisto el modo del celular, espero… Por ahora, está bien sólo el correo, -expresó la mujer- Él escribió rápido, Sophie esperaba impaciente para despedirse, expuso una vez más su mano al frío marino; él, en un instante de locura se inclinó y beso la tibia, pero suave mano de la doctora.

¡No sé, eres un caballero, o eres un atrevido forastero! Ella murmuro un tanto en complicidad a su extraño amigo; lo miró quietamente para recordar la sonrisa de picardía que dibujaba el rostro del fotógrafo, rompió aquel breve silencio -espero un correo Fernán-

Sophie se alejó sintiendo un extraño cambio en su vida, no pensó más en su soledad; mientras caminaba a su auto, inhalaba el olor a su mano cómo quién guarda un incienso sagrado; porque la mano de aquel fotógrafo estaba impregnada de salitre y arena, no quiso mirar para la playa -sentía-intuía que el hombre la seguía con la mirada- tampoco quiso sacudir los granos de arena que pasaron de él hacia ella. Al legar a su camioneta tomo su agenda y escribió nerviosamente:
“La Energía Divina, el universo y la naturaleza conspiran para crear la magia de la conexión” ₁

Pasaron más de 8 horas en las urgencias del hospital donde atendía a uno de sus pacientes; claro, también a otras personas con cuadros clínicos graves que requerían de atención primaria.

Al llegar a su despacho reviso su teléfono; oh, debo tener llamadas perdidas de algunos de mis hijos -pensó en voz baja- Cierto había dos; pero encontró un correo extraño, verifico que no tuviera virus; era Fernán el personaje de la playa. Llevo su mano derecha a su nariz, ¡oh, ¡cuál su sorpresa, olía a salitre pegajoso!
Al observar la imagen recibida, una ola de malestar la invadió, -dijo- otro hombre de esos que no pierden oportunidad de coquetear -no estoy para esas tonterías- cerró su teléfono y se dirigió a casa, en todo el trayecto no paró de rumiar la idea de ser blanco para el sexo o para ser estafada, pues poseía reservas y patrimonio.
Horas después ya descansadas, le pudo más la curiosidad, volvió a abrir el correo; la frase tenía un asterisco que no vio por vez primera. Él se explicaba sobre los amores…
*Debemos esforzarnos para conectar con otro Ser “desconocido” entendiendo como esfuerzo, apartar tiempo, energía, atención y comprensión a sí mismo y, a esa nueva persona. Ese esfuerzo adicional de nuestras labores cotidianas, nos irá llevando a Crear una nueva amistad. Si ese naciente vinculo es cultivado por ambos, el tiempo mostrará 3 indicadores fundacionales: “te conozco un poco, me gustas; te admiro por quién eres y por tus ocupaciones; me inspiras confianza” Esas señales nos entregaran un nuevo amor, llámese amistad esencial o romance de amores.
Una breve frase cerraba el correo: Si aceptas el desafío de abrazar otra amistad, responde algo. Si no, fue de gran alegría su atención esta tarde de playa y brisa fría; recibe mi gratitud, Fernán. Parece que percibiera mi soledad -pensó Sophie- ¡Esperaré a mañana, dejaré que mi cuerpo y mi ser me hablen!
Tres días pasaron, era martes cuando *Sophie pensó en responder el correo, - lo haré en un descanso- sin embargo, esa jornada estuvo con bastantes urgencias y el doctor que la reemplazaba no se presentó y, hasta que llegó otra doctora no logró salir de la unidad. Llegó a su oficina y observó que el teléfono inteligente no paraba de recordar quehaceres personales pendientes. Sin pensarlo dio prioridad a ese loco fotógrafo de la playa.
Hola, -redacto un correo-
Confieso que luego del primer vistazo a su flor que no crece en la arena, sentí malestar. Pero, acostumbro a dar una respuesta o un recibido a cualquier comunicación. Alguna fuerza interna en mí pide que le diga si está disponible para compartir un helado con un café. Espero sus líneas o envíame su número de teléfono; gracias, Sophie.

Horas después, que para Sophie fueron una eternidad; él envió su línea, agregando: también deseo volver a escucharla, llama cuando puedas. Puedo posponer actividades este jueves, luego de 5pm.

De inmediato Sophie pensó en llamar, para decir preventivamente que se encontraran en un centro comercial de la zona. Minutos después marco… Pero aquella llamada nerviosa hecho por el suelo sus precauciones. -No logró coordinar lo pensado- Esta bien para el jueves en la tarde, hago turno hasta las 2 pm; pasa por mí, sobre las 3pm envío mi ubicación -dijo sin premeditarlo- Llegado aquel jueves, Sophie desde las 4:50 no paraba de mirar tras la cortina de la entrada a su casa, fueron eternos esos 9 minutos; un auto paró y él descendió de inmediato con un ramo de flores amarillas en su mano, Sophie lo esperaba tras las cortinas, abrió la puerta y ambos sonrieron cuáles adolescentes que se escapan en complicidad.
Gracias -dijo- lo dejaré en la mesa, ya estoy contigo.

Una nota acompañaba a los lirios:
“Deseo que las fuerzas vivas de la creación den prosperidad a su vida”

*Notas:
-1- Sophie en calidad de médico cirujano, conoce de cerca la Energía Vital que hay en todo, escribe y participa en informes médicos-científicos.

*Algunas líneas son pensamientos de Sophie, ella se expresa como quién se observa desde fuera; esas vivencias fueron expresadas en encuentros con el escritor; él preguntaba cómo se sentía.

-Las personas no somos sitios; somos palabras, gestos emocionales, actitudes creadas a través de expresiones espontáneas; por tanto, nuestra esencia es Crear; aunque no seamos concientes de ello-

Sign Up to join this conversation, or to start a topic of your own.
Your opinion is celebrated and welcomed, not banned or censored!