Whaleshares Logo

Especial relato para Milkbox | Noche de eventos inesperados

alcidescadiz3 months ago4 min read

Era de noche, llovía a cantaros, aproximadamente cada cinco minutos sonaba un trueno e instantáneamente se iluminaba la habitación…

image.png
fuente imagen

Carlos y Carla eran dos hermanitos, estaban solos en casa, sus padres habían salido por una emergencia familiar, como los chicos ya estaban en edad adolescente, los padres pensaron que ya no era necesario buscarles una niñera, confiaron en ellos y en que nada malo podría pasar.

Sus padres salieron a las cinco de la tarde, era el último miércoles de ese febrero, una lluvia torrencial comenzó justamente a las siete pm, para sorpresa de los jovencitos el primer trueno sonó a las siete con quince, fue un estruendo tan fuerte que ambos, estando en cuartos distintos reaccionaron igual, se taparon las orejas y cerraron los ojos, todo se volvió silencio y oscuridad.

Carlos comprendió inmediatamente que la energía eléctrica se había caído, pero Carla se asustó, cinco minutos después otro trueno explotaba del cielo y seguido de él un grito desgarrador de la muchacha, su corazón se batía fuertemente, el miedo la estaba descontrolando, sentía que se perdía, justo antes del próximo trueno, que quizás la hubiese llevado al delirio, Carla sintió el abrazo cálido de su hermano, comenzando a respirar tranquilamente, pero aun así su llanto no se detenía.

Los truenos siguientes ya no los tomó tanto por sorpresa, se estaban habituando, todavía sentían cierto pánico, para su alivio la iluminación volvía a la habitación, pero una cosa sencilla hizo que ambos gritaran simultáneamente, un grito desesperado como si alguien los hubiera amenazado de muerte, todo por tres golpecitos que escucharon, alguien con su mano le dio tres toques a la puerta de la habitación.

Los ojos de Carla casi saltaban de su rostro, Carlos trataba de hacerse el valiente, pero sus manos temblaban sin detenerse, otra vez los tres golpes invadían la habitación, un silencio incomodo, que la manilla comenzaba a romper, los jovencitos veían como bajaba la palanca lentamente, mientras instintivamente de echaban hacia atrás hasta pegarse de la pared, al abrirse la puerta, gritando y asombrados descubren que era su mamá.

Resulta que cuando estaban por salir, la madre percibió que estaba a punto de llover, había pasado todo el día lavando la ropa, y en el patio estaban tendida alguna de ellas, así que decidió quedarse, toda esas dos horas estaba trabajando en la zona de lavado, mientras los chicos desde que “ellos” se fueron se habían encerrado en sus habitaciones, al llegar la luz, lo primero que hizo fue tomar la ropa de la hija para llevársela a la habitación, y al entrar ella también se asustó de los gritos, lanzando la cesta de ropa por los aires, que cayó en la mesita de noche, tumbándola, se rompió la lámpara, la madre se cayó al suelo, se torció el tobillo, y la cesta terminó en la cabeza de Carlos, haciéndole un leve chichón.

A los minutos, cuando “todo” había pasado comenzaron a reírse, la madre tirada en suelo y los chicos aun contra la pared, pero todavía mantenían ese sustico, como que sabían que algo malo estaba por ocurrir…

Carlos, ¿por qué te quedas en silencio?, ¿esa historia es real verdad?

Sí, Carlos era yo, y eso no es lo peor que me había pasado esa noche

Cuando mi madre estaba tratando de levantarse, otros tres golpes sonaron la puerta, pensaba que ya mi corazón no podía otro susto más…

Carlos, ¿y qué fue lo que pasó?

Carlos aún está asustado, dentro de siete días contará el final, mientras por favor escribe en los comentarios una alternativa para el final de este relato, todos los comentarios tendrán una pequeña valoración en wls por @alcidescadiz

Comments

Sort byBest